BERL√ćN (AFP) – Un hombre est√° sentado en dos asientos en un tren de Berl√≠n abarrotado, ajeno a su entorno, hasta que las dos mujeres frente a √©l abren repentinamente las piernas, revelando un mensaje en sus pantalones: ¬ęDejen de abrirse¬Ľ.

Las activistas feministas Elena Buscaino y Mina Bonakdar tienen la misión de erradicar la propagación de los hombres, el hábito que tienen algunos hombres de invadir asientos adyacentes sin tener en cuenta a sus vecinos.

¬ęEs perfectamente posible sentarse c√≥modamente en el transporte p√ļblico sin tomar dos asientos, abriendo las piernas¬Ľ, dijo Bonakdar, de 25 a√Īos.

La provocadora haza√Īa de los dos activistas es parte de una iniciativa m√°s amplia llamada Project Riot Pant, con lemas impresos en las perneras interiores de pantalones de segunda mano.

A la Sra. Bonakdar y la Sra. Buscaino, ambas estudiantes de dise√Īo, se les ocurri√≥ la idea como una forma de ayudar a las mujeres y las personas LGBTQ a recuperar espacios p√ļblicos generalmente dominados por hombres.

Adem√°s de ¬ęDeja de difundir¬Ľ, los lemas del proyecto incluyen ¬ęDanos espacio¬Ľ y ¬ęMasculinidad t√≥xica¬Ľ – que, en un gui√Īo al comportamiento de aquellos a los que van dirigidos, solo se revelan cuando el usuario muestra su ingle .

¬ęEs s√≥lo a trav√©s de la imitaci√≥n que el interlocutor comprende el efecto de su comportamiento¬Ľ, dijo Buscaino, de 26 a√Īos.

Pero tambi√©n admite que muy pocos hombres cambian inmediatamente de postura cuando se enfrentan a las consignas, como se√Īal√≥ la Agence France-Presse en el metro de Berl√≠n.

¬ęA menudo se sorprenden de que las mujeres se comporten as√≠ frente a ellas¬Ľ, dijo, pero espera que el proyecto al menos les d√© algo en qu√© pensar.

Para Bonakdar, el simple hecho de usar los pantalones permite a las mujeres ¬ęsentirse m√°s fuertes y ganar confianza¬Ľ.

Aunque pueda parecer trivial para algunos, el problema de la propagaci√≥n del hombre ha existido casi desde los inicios del transporte p√ļblico.

¬ęSi√©ntese con las piernas rectas y no describa sus piernas en un √°ngulo de 45 grados, ocupando as√≠ una habitaci√≥n para dos¬Ľ, aconsej√≥ el Times de Londres en 1836 en un art√≠culo sobre la etiqueta del autob√ļs, citado por Clive DW Feather en ¬ęThe Historia de la l√≠nea Bakerloo ¬ę.

El t√©rmino ¬ęmanspreading¬Ľ se acu√Ī√≥ en 2013, cuando los usuarios del metro de la ciudad de Nueva York comenzaron a publicar fotos de pasajeros masculinos indiferentes y sus vecinos contorsionados en las redes sociales.

Seg√ļn un estudio de 2016 realizado por Hunter College en la ciudad de Nueva York, el 26 por ciento de los usuarios masculinos del metro en la ciudad son culpables de la pr√°ctica, en comparaci√≥n con menos del 5 por ciento de las mujeres.

La metrópoli norteamericana fue una de las primeras del mundo en intentar contener este comportamiento.

En 2014, la Autoridad Metropolitana de Transporte lanz√≥ una campa√Īa con carteles con el mensaje: ¬ęAmigo … Deja de difundir, por favor¬Ľ.

Desde 2017, tambi√©n se han lanzado campa√Īas similares en Corea del Sur, Jap√≥n, Estambul y Madrid, donde la propagaci√≥n de hombres se castiga con multas desde 2017.

Las campa√Īas generaron un rev√©s en Internet, con hombres que citaron diferencias biol√≥gicas como una forma de justificar la necesidad de abrir las piernas, a pesar de que ning√ļn estudio cient√≠fico ha demostrado su punto.

En cambio, el fen√≥meno tiene m√°s que ver con los ¬ęroles de g√©nero¬Ľ en la sociedad, dijo a la AFP la Dra. Bettina Hannover, psic√≥loga y profesora de la Universidad Libre de Berl√≠n.

¬ęLos hombres se sientan de manera m√°s posesiva e indican dominio con su posici√≥n sentada, mientras que se espera que las mujeres ocupen menos espacio y, sobre todo, se comporten con modestia¬Ľ, dijo.

Nuestra puntuación
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)