La mala colocación de los dientes no solo tiene efectos estéticos negativos, sino que también puede generar graves problemas de salud. En este sentido, una mala mordida puede provocar mucha incomodidad en un sinfín de actividades cotidianas como, por ejemplo, comer o dormir. Para corregirla, lo mejor es aplicar una ortodoncia invisalign valencia.

Inconvenientes para la salud de una mala colocación dentaria

El diastema, la separación entre los dientes, o el apiñamiento de estos puede provocar problemas de salud muy dolorosos. Igualmente, la oclusión de los dientes, es decir, la mordida, la forma en la que se encuentran las dos mandíbulas, también puede llegar a generar múltiples problemas de salud que incluyen, entre otros, el control de la postura y el equilibro del cuerpo.

De este modo, diferentes investigaciones realizadas conjuntamente por la Universidad de Barcelona y la Universidad de Innsbruck en Austria apuntan a que una corrección de los problemas de mordida mejora el equilibro tanto estático como en movimiento. Además, cuando estos problemas se combinan con otras patologías como la obesidad empeora el control postural y el equilibro del cuerpo.

Además, cuando los dientes no coinciden en línea pueden producir una sobrecarga muscular, causante de contracturas y dolencias en las articulaciones. Igualmente, la maloclusión provoca una presión entre los dientes que puede provocar su ruptura y ocasionar dolor e infecciones en la boca. Una mala colocación de los dientes también puede provocar problemas digestivos, puesto que el hecho de tener las piezas mal alienadas hace que las personas no mastiquemos adecuadamente los alimentos.

Las consecuencias de la maloclusión pueden afectar también a las encías y a la propia cabeza, con la aparición de cefaleas y otras dolencias como migrañas. En el caso de las encías, estas pueden inflamarse debido a las dificultades para una higiene correcta que pueden provocar halitosis o mal aliento, así como caries.

Para corregir estos problemas, la solución más habitual suele ser la colocación de una ortodoncia, que recoloque adecuadamente la estructura dental. Con todo, antes de iniciar cualquier tratamiento, se recomienda asistir a la consulta de un especialista de una clinica dental valencia. Gracias a sus consejos, podremos escoger aquel tratamiento que se ajuste más a nuestras necesidades.

La ortodoncia invisible

Aunque hay muchos tipos diferentes de ortodoncia, hoy en día, el tratamiento Invisalign es uno de los más utilizados. También conocido como ortodoncia invisible, este es, por lo tanto, uno de los procedimientos más comunes para tratar la mala colocación de la estructura dental.

En general, este es un tratamiento muy efectivo que alivia las molestias típicas de los tratamientos de ortodoncia convencionales. De esta forma, el tratamiento está diseñado para corregir de una manera discreta y estética diferentes tipos de maloclusiones como el apiñamiento o la sobremordida, por ejemplo.

Una de las principales ventajas de la conocida como ortodoncia invisible es su gran flexibilidad, ya que es posible retirar la férula cada vez que se vaya a comer o a lavarse los dientes. En este sentido, su uso resulta mucho más higiénico que el de otros tratamientos de ortodoncia. Con ella se podrá utilizar, además, el hilo y los cepillos interdentales sin inconvenientes.

La estética es otra de las dimensiones más destacadas por las personas que realizan este tipo de tratamiento. Como las férulas son transparentes, nadie se dará cuenta de que la llevas. En este sentido, el tratamiento Invisalign resulta de lo más discreto, sobre todo si lo comparamos con otros tratamientos de ortodoncia tradicionales.

La ortodoncia invisible también sobresale por no interferir en la fonética ni cambiar la posición de los labios, como suele ocurrir con los brackets. Además, con ella, se puede realizar cualquier tipo de deporte. Por el contrario, cuando se llevan brackets, lo más aconsejable es evitar los deportes de contacto, ya que pueden provocar lesiones en la boca.

El tratamiento Invisalign también es muy recomendable para personas con alergias a los metales. De esta forma, las férulas transparentes no generan ningún tipo de irritación, herida o molestia como sucede, a veces, con las partes metálicas de los brackets. Así, la ausencia de metales o bordes afilados hace que esta ortodoncia sea muy fácil de llevar y no provoque alergias.

Además, este es un tratamiento que apenas provoca urgencias y con el que bajan el número de revisiones. De este modo, con él se reducen significativamente las visitas al especialista, ya que el propio paciente puede cambiar los alienadores siguiendo las indicaciones del ortodoncista. De hecho, solo habrá que asistir a la consulta cada seis u ocho semanas para realizar una pequeña revisión que, normalmente, no suele superar los 20 minutos de duración.

Asimismo, si comparamos sus efectos con los de los brackets convencionales, estos son iguales o mejores, por lo que no presentan diferencias con respecto a los tratamientos tradicionales. Actualmente, optar por un tratamiento Invisalign implica apostar por una alternativa completamente efectiva a la maloclusión.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)