Lejos de ser un acto voluntario, las adicciones se consideran un trastorno mental por los procesos neurobi√≥logos que desencadenan en las personas. Superarlas, por tanto, no es solo cuesti√≥n de deseo, sino que es necesaria la mediaci√≥n de un profesional cualificado que determine las estrategias personalizadas que se adec√ļen mejor a cada paciente.

Algunas, como la adicción al sexo, al juego o a los dispositivos móviles pueden pasar desapercibidas por la mayoría. Detectarlas a tiempo es importante para reducir el impacto de un tratamiento prolongado.

Estad√≠sticas de adicciones en Espa√Īa

Seg√ļn el Observatorio Espa√Īol de las Drogas y las Adicciones (OEDA), las adicciones m√°s comunes en el pa√≠s son las legales (tabaco y alcohol), seguidas por el consumo de cannabis e hipnosedantes (sean estos recetados o no).

Aunque la adicci√≥n puede empezar a cualquier edad, el organismo estima que el inicio suele estar entre los 14 y 16 a√Īos.

La ingesta de alcohol y tabaco ha mantenido un √≠ndice creciente desde los a√Īos 90, aumentando el porcentaje de j√≥venes y adultos que a√Īo tras a√Īo convierten su consumo en un h√°bito.

Los resultados del informe de 2018 de la OEDA, por ejemplo, determinaron que aproximadamente¬† 205.600 estudiantes entre 14 y 18 a√Īos normalizaron la ingesta de tabaco como parte de su rutina. Muchos de estos est√°n concentrados en la capital, de manera que encontrar un tratamiento adicciones Madrid ser√° una prioridad los pr√≥ximos a√Īos.

Estas 2 sustancias son también las de más fácil acceso en las tiendas, por lo que las posibilidades de una adicción a largo plazo son más latentes. Al margen de las dependencias tradicionales, también se suman otras relacionadas con las nuevas tecnologías: el juego online y la adicción a los móviles.

En el primer caso, y considerando el informe Adicciones comportamentales del 2019, el 60% de los espa√Īoles con una edad comprendida entre los 15 y los 65 a√Īos afirma haber utilizado dinero al jugar. Tambi√©n estiman que el 3% de la poblaci√≥n pudo haber hecho un uso patol√≥gico de Internet los √ļltimos a√Īos, incentivado por el f√°cil acceso a trav√©s de dispositivos como m√≥viles y tablets.

La evolución de un consumo controlado a la adicción siempre está delimitada por una delgada línea que quien la sobrepasa no siempre es consciente de ella. Es por esta razón que el apoyo de un profesional condiciona en gran medida una pronta recuperación y la superación de los hábitos patológicos.

¬ŅDe verdad necesito la ayuda de un profesional?

El primer paso para superar cualquier adicción es identificar que se padece de una. Debido al espiral al que los adictos están expuestos, la asimilación de esta realidad está vedada debido a diferentes motivos. Un profesional no solo es de ayuda para internalizar este hecho, sino también para buscar la mejor manera de solucionarlo.

Todo tratamiento para superar una adicción debe ser personalizado. No todas las personas desarrollan un comportamiento patológico por la misma razón, de igual modo que no todas les es más fácil sobreponerse con la misma facilidad.

El especialista cuenta con la experiencia, la formación y la empatía adecuada para hacer frente a cada cuadro adictivo, explorando principios de la Psicología que determinan la ruta más segura para hacer frente al problema.

Entre otras cosas, un profesional puede contribuir a lo siguiente:

  • Comunicaci√≥n: romper la barrera que los a√≠sla de la realidad, convertir la negaci√≥n en aceptaci√≥n, conocer las repercusiones negativas de la adicci√≥n y explorar la experiencia de otros pacientes son solo algunas cosas que se consiguen con la comunicaci√≥n. Esta es clave para una recuperaci√≥n exitosa. Aunque exista la voluntad, de poco servir√° si este principio es nulo.
  • Descubrir fortalezas y debilidades: de la misma manera que un adicto tiene debilidades, tambi√©n cuenta con fortalezas. Ambas forman una cara de la misma moneda que hay que asimilar desde el principio. La terapia ayuda a identificarlas, y usarlas en todo momento a favor.
  • Implementar la estrategia adecuada: siendo las debilidades y fortalezas distintas en cada caso, as√≠ como el detonante psicol√≥gico de la adicci√≥n, la estrategia ser√° diferente. Aunque la voluntad siempre estar√° de por medio, el verdadero √©xito de una terapia de recuperaci√≥n est√° en utilizar la estrategia adecuada.
  • Conseguir la inserci√≥n en la sociedad: la finalidad de todo tratamiento es conseguir un ciudadano funcional, operativo y que pueda sobrellevar sin obst√°culos la inserci√≥n en la sociedad. Al final, el alcohol, el tabaco, el sexo o el juego siempre van a estar ah√≠. El c√≥mo se controlan los impulsos y se sustituyen por un comportamiento racional es clave en el d√≠a a d√≠a.

Un hecho que todos los adictos deben asimilar desde el comienzo es que el proceso no terminar√° en semanas o meses. El fantasma de las reca√≠das siempre est√° presente, aun cuando transcurran a√Īos de la primera cita con el profesional. La recuperaci√≥n se har√° d√≠a por d√≠a, sobre todo cuando se ha llegado a estados avanzados de dependencia.

Nuestra puntuación
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)