La tecnolog√≠a ha transformado todos los √°mbitos y el del placer sexual no es la excepci√≥n. Las pel√≠culas pornogr√°ficas eran la v√≠a m√°s usual para estimular la autosatisfacci√≥n, pero esta tradicional forma ha venido siendo desplazada por sesiones en vivo de cibersexo con mujeres, hombres o transexuales escogidos seg√ļn las m√°s exigentes fantas√≠as y deseos por experimentar.

Las nuevas tecnolog√≠as se apoderaron de todos los √°mbitos, hasta lo que pudiera ser m√°s insospechado para muchos para trascender a este contexto, el sexo. El cibersexo ha sido una opci√≥n para aquellas parejas que por alg√ļn motivo deben permanecer distantes por largas temporadas y de una u otra forma quieren mantener de alguna manera viva la llama de la pasi√≥n.

Pero la idea de tener sexo virtual no se circunscribe √ļnicamente a parejas establecidas, sino tambi√©n es una v√≠a para aquellos que buscan tener estas experiencias en la red con personas que no conocen. Por m√ļltiples razones hay quienes no tienen pareja, as√≠ que recurren a las salas de chat en las que pueden hacer amistades y sostener relaciones √≠ntimas, desde la comodidad del hogar.

La diferencia con la pornografía tradicional es que con el cibersexo ya no hay que estar o sentirse solo a la hora de auto-satisfacerse, ya que existe la posibilidad de conectar en otra persona u otras personas en tiempo real que son estimulantes al hacer descripciones sexuales a través de textos, sonidos, fotos o vídeos, o a través del uso de la webcam para tener sexo virtual en directo.

El sex√≥logo espa√Īol Joan Mir Piz√° define el cibersexo como ¬ęel consumo de sexo a trav√©s de internet sea mediante chats, con o sin webcam, cuya temperatura er√≥tica va ascendiendo o mediante webs pornogr√°ficas, cuya visualizaci√≥n desemboca normalmente en conductas masturbatorias¬ę.

Muchos catalogan este tipo de acciones como pervertidas, depravadas u orientadas a una adicci√≥n al sexo, sin embargo, sus defensores consideran que es una pr√°ctica que, mientras est√© controlada, no da√Īa a nadie. Es una manera de descargar la energ√≠a sexual sin riesgos, ni peligros a la integridad f√≠sica, adem√°s en la m√°s absoluta discreci√≥n.

Chats eróticos y webcams XXX 

También está la ventaja de no preocuparse por un embarazo o enfermedad de transmisión sexual, la seguridad de no estar expuestos a peligros, el no mostrar el rostro si no lo desea y sólo llegar hasta donde la persona quiera llegar.

Y es una acción tan popular y demandada, que incluso hay quienes pagan por tener una relación sexual virtual con alguna mujer, hombre, transexual, dispuesto a hacer lo que el usuario le pida.

Es as√≠ como los v√≠deos chat er√≥ticos y webcams XXX cobran cada vez m√°s popularidad en el mundo entero, de hecho es una pr√°ctica muy habitual, mucho m√°s de lo que muchos pudieran imaginar. Lo √ļnico que se necesita es una buena conexi√≥n a internet.

Un sitio web que se ha convertido en predilecto por ofrecer una gran variedad en webcams de porno y salas de chat erótico gratis es Amateur TV. Su gran atractivo son los privados en los que se puede ir más allá de los límites de la cam y sostener un encuentro íntimo con esa pareja que escoja para vivir las fantasías sexuales más placenteras a través de la pantalla del móvil u ordenador.

Chicas con juguetes sexuales y vibradores en pleno √©xtasis, parejas en b√ļsqueda de emociones nuevas, jovencitas y maduras experimentadas; todo lo que el usuario busca lo puede encontrar.

Creciente consumo

Es cada vez es más creciente la comunidad de usuarios a las salas de chat en las que tienen la posibilidad de vivir gran cantidad de experiencias desde sólo conversar hasta presenciar un ardiente striptease. 

El crecimiento sostenido viene desde hace unos cuantos a√Īos. En 2014 una encuesta reflej√≥ que entre los solteros en un 60% hombres y 40% mujeres manifestaron haber sostenido al menos una vez una relaci√≥n cibersexual, mientras que un estudio de la Universidad Cat√≥lica de Colombia determin√≥ que el perfil de personas que practican el cibersexo se ubica entre los 20 y 39 a√Īos, profesionales y de estrato socioecon√≥mico alto.

Por otra parte, la Universidad de Michigan realiz√≥ una investigaci√≥n, partiendo de entrevistas a 3.500 j√≥venes entre 18 y 24 a√Īos, que concluy√≥ que el cibersexo no est√° asociado a conductas sexualmente peligrosas o problemas psicol√≥gicos.

Nuestra puntuación
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here