LONDRES РLos funcionarios de la Unión Europea están luchando para desviar las acusaciones de que fueron demasiado lentos para obtener vacunas contra el coronavirus para el continente.

¬ęTendremos que administrar muchas m√°s dosis¬Ľ, prometi√≥ a principios de esta semana la Dra. Ursula von der Leyen, que preside la Comisi√≥n Europea, el √≥rgano ejecutivo de la UE.

¬ęEl problema cambiar√° lenta pero seguramente a partir de un suministro muy peque√Īo de dosis de vacuna para garantizar que administramos las dosis que tenemos de manera adecuada y r√°pida¬Ľ.

Pero algunos estados miembros de la UE ya se han abierto paso al recurrir a China y Rusia en busca de suministros. Y su movimiento amenaza con abrir profundas divisiones en la Unión.

Al comienzo de la pandemia, los 27 Estados miembros de la UE acordaron otorgar a la Comisión el poder de obtener vacunas para todos ellos. La UE tiene ahora seis contratos por un total de más de 2 mil millones de dosis de vacunas, con AstraZeneca, CureVac, Johnson & Johnson, Moderna, Pfizer-BioNTech y Sanofi-GSK.

Sin embargo, se acusa a la Comisi√≥n Europea de no garantizar la prioridad para la disponibilidad de suministros tempranos para el continente. En promedio, solo se administraron 7.5 dosis por cada 100 personas en la UE, en comparaci√≥n con 22 dosis en los Estados Unidos y 31.3 dosis por cada 100 ciudadanos en Gran Breta√Īa, que ahora est√° fuera de la UE.

Todos los l√≠deres europeos est√°n bajo presi√≥n de su p√ļblico para asegurarse suministros adicionales por otros medios.

Algunos, como los gobiernos de Austria y Dinamarca, están asegurando a sus electores que en el futuro operarán sus propios programas de adquisición de vacunas.

¬ęDebemos prepararnos para nuevas mutaciones y ya no debemos depender √ļnicamente de la UE en la producci√≥n de vacunas de segunda generaci√≥n¬Ľ, dijo Sebastian Kurz, canciller de Austria.

Pero otros gobiernos est√°n rompiendo con la UE.

Hungría anuló el consenso de la UE de que cualquier vacuna Covid-19 debería ser autorizada por la Agencia Europea de Medicamentos, convirtiéndose en la primera nación de la Unión Europea en autorizar el uso de la vacuna producida por Sinopharm en China, así como la vacuna Sputnik V. , hecho en Rusia.

O governo do primeiro-ministro h√ļngaro, Viktor Orban, afirma que os suprimentos chineses e russos permitiriam vacinar cerca de 250.000 pessoas extras por semana, colocando a Hungria na meta de imunizar um quarto de sua popula√ß√£o de 9,7 milh√Ķes de pessoas at√© o final de este mes.

La vecina Eslovaquia, una naci√≥n de menos de 5,4 millones, hizo lo mismo. Um avi√£o de carga militar com 200.000 doses do Sputnik V da R√ļssia pousou no pa√≠s na segunda-feira (1¬ļ de mar√ßo), parte de um acordo que o primeiro-ministro eslovaco Igor Matovic afirma fornecer√° ao seu pa√≠s um milh√£o de tiros extras nos pr√≥ximos dos meses.

Tanto Hungría como Eslovaquia dicen que se han visto obligados a adoptar estas medidas de emergencia.

Orban, que opt√≥ por recibir la vacuna china, no se disculpa por romper con la UE, diciendo: ¬ęSi no tuvi√©ramos las vacunas rusa y china, estar√≠amos en un gran problema¬Ľ.

A√ļn as√≠, su movimiento tiene tanto que ver con la pol√≠tica como con los requisitos de salud.

Incluso antes de recurrir a China y Rusia, Hungría no experimentó una escasez de golpes: utilizó solo alrededor del 75% de las 880.000 dosis proporcionadas por el sistema de distribución central de la UE.

Pero atacar a la Uni√≥n Europea es la t√°ctica favorita de Orban, a quien le gusta presentarse como el √ļnico defensor de los intereses de su pa√≠s.

Orban también busca relaciones más estrechas con China. Al aceptar la vacuna Sinopharm, logró presentarse como el líder europeo más favorable a China, en un momento en que las relaciones UE-China se están volviendo más frías.

El primer ministro de Eslovaquia tambi√©n niega las afirmaciones de que sus acciones tengan motivaciones pol√≠ticas. El se√Īor Matovic dijo a los medios: ¬ęLa protecci√≥n de la salud y la vida no se puede conectar con la geopol√≠tica, el virus no elige ni el oeste ni el este¬Ľ.

Pero posteriormente se descubrió que Matovic había estado negociando en secreto el suministro de vacunas con los rusos durante meses, mucho antes de que nadie supiera de la posible escasez de fabricantes occidentales. Y su principal objetivo al hacerlo era arrinconar a algunos ministros en su propio gobierno de coalición.

Por el momento, la Comisión Europea ha optado por ignorar estos movimientos. Pero las cosas podrían ponerse más serias para la UE si Polonia, un país mucho más grande, también decide separarse del resto de Europa.

Sin embargo, la pregunta m√°s importante es c√≥mo reaccionar√° el p√ļblico europeo ante la llegada de suministros rusos o chinos.

Una encuesta reciente en la capital h√ļngara de Budapest indica que solo una cuarta parte de los h√ļngaros aceptar√≠a una vacuna china y solo el 43 por ciento aceptar√≠a tomar la vacuna rusa, en comparaci√≥n con el 84 por ciento que confiar√≠a en una vacuna desarrollada en pa√≠ses occidentales.

Por tanto, el primer ministro h√ļngaro, que recibi√≥ una dosis de la vacuna china Sinopharm el 28 de febrero, podr√≠a acabar formando parte de una selecta minor√≠a.

Nuestra puntuación
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)