Es normal que, con el paso del tiempo, la vista se deteriore. Como el resto de nuestro cuerpo, a medida que cumplimos a√Īos, los ojos van envejeciendo. Esto puede desencadenar la aparici√≥n de ciertas¬†enfermedades del ojo, que,¬†en muchos casos, pueden mejorar considerablemente si tenemos en cuenta una serie de cuidados, tanto para prevenirlas como para no agravarlas. Te damos algunos consejos para mantener tus ojos sanos m√°s tiempo.

Realiza una revisión anual

La prevenci√≥n es lo m√°s importante. Una revisi√≥n al a√Īo en la consulta de oftalmolog√≠a deber√≠a ser algo a lo que acostumbrarnos de forma rutinaria (sobre todo a partir de los 40 a√Īos) y no √ļnicamente cuando notamos alguna se√Īal de alarma en la visi√≥n.

Puedes establecer una fecha fija para tus controles y as√≠ coger cita de a√Īo en a√Īo para revisar tus ojos. Recuerda que muchos de los problemas que se relacionan con la vista no presentan s√≠ntomas en las primeras etapas y, sin un examen ocular completo, solo se detectan cuando el da√Īo ya est√° avanzado. As√≠ ocurre, por ejemplo, en el glaucoma o en la retinopat√≠a diab√©tica.

Revisa y cuida tu alimentación

No solo es importante realizar visitas peri√≥dicas al oftalm√≥logo, sino que tambi√©n es necesario mantener h√°bitos saludables durante el resto del a√Īo. Por ejemplo, tu vista estar√° m√°s protegida si cuidas tu alimentaci√≥n y consumes alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas como la A, B6, E y C, pues son nutrientes que repercuten positivamente en la visi√≥n. Adem√°s, si tienes ojo seco, que tambi√©n suele empeorar con la edad y a partir de la menopausia en el caso de las mujeres, los √°cidos grasos omega 3 pueden ser muy beneficiosos.

Vigila tu estado de salud general
Junto con una dieta equilibrada, otros hábitos que favorecen un buen estado de salud general y también ocular son hacer ejercicio físico moderado o evitar el tabaco. Todo ello, reduce el riesgo de enfermedades como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia o la diabetes, las cuales pueden afectar a los ojos e impactar en la visión, desarrollando enfermedades de la retina.

Usa gafas de sol homologadas

Tan necesario es utilizar gafas correctamente graduadas (ya sea de cerca, de lejos o en varias distancias), como asegurarse de que las gafas de sol incorporan los filtros adecuados. Muchas veces se cometen errores porque no est√°n homologadas y no cuentan con la certificaci√≥n de la UE, d√°ndonos una falsa protecci√≥n que puede ser incluso m√°s perjudicial que no usar ning√ļn tipo de gafas. Solo adquiri√©ndolas en centros de confianza y acostumbr√°ndonos a llevarlas siempre con nosotros, podremos evitar los da√Īos acumulativos de la exposici√≥n solar con el paso de los a√Īos, que afectan desde los p√°rpados hasta las estructuras oculares internas. Por ejemplo, pueden acelerar las cataratas y la DMAE.

Mantén una higiene adecuada

La costumbre de tocarnos los ojos y, sobre todo, frotarlos con fuerza (lo que puede provocar lesiones y da√Īos en la superficie ocular) es totalmente desaconsejable, sobre todo si lo hacemos sin habernos lavado previamente las manos. Esto tambi√©n puede ocasionar infecciones.

Si utilizas maquillaje, recuerda quitártelo siempre por las noches, utilizando los productos de limpieza adecuados y sin presionar en exceso los párpados. Asimismo, si eres portador de lentes de contacto, extrema también las pautas de higiene y respeta las indicaciones de uso y conservación de las lentillas.

Junto con estos consejos para prevenir distintas enfermedades de los ojos, hay otras recomendaciones que pueden ayudarnos a tener un mayor confort visual en las actividades del día a día.

Evita la fatiga visual

Muchas molestias oculares comunes (sequedad, picor, enrojecimiento, lagrimeo..) se relacionan con la fatiga visual. Es bueno que descansemos la vista cada cierto tiempo, sobre todo si estamos delante del ordenador o realizando actividades que requieren concentraci√≥n, como leer, conducir… En momentos o trabajos en los que nuestros ojos hacen un sobreesfuerzo para enfocar, conviene descansar unos 20 segundos cada 20 minutos. Cierra los ojos, mira hacia un punto lejano y no fuerces la vista constantemente.

Lee con luz adecuada

La mejor luz para leer es la natural. Coloquemos así nuestros rincones de lectura preferiblemente al lado de una ventana. Además, por las noches y los días nublados, intenta regular la luz artificial para no tener que forzar la vista.

Hidrata tus ojos

Utilizar l√°grimas artificiales que nos ayuden a hidratar los ojos es una √ļltima medida que tambi√©n debemos recordar en el d√≠a a d√≠a. Puede ayudarnos a evitar la incomodidad que se deriva de la sequedad ocular, un problema muy com√ļn ligado a los h√°bitos de vida de nuestra sociedad.

Nuestra puntuación
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)