PAR√ćS (NYTIMES) – Decenas de miles de personas salieron a las calles de Francia el s√°bado (28 de noviembre) para protestar contra un proyecto de ley de seguridad que restringir√≠a el intercambio de im√°genes policiales y fortalecer√≠a las herramientas de vigilancia del gobierno. la √ļltima se√Īal de ira por los recientes casos de violencia policial est√° impulsando a la oposici√≥n.

Los medios de comunicación y los grupos de derechos humanos han realizado manifestaciones en decenas de ciudades, incluidas París, Burdeos y Lyon. Todos dieron la alarma por el nuevo proyecto de ley, diciendo que podría restringir la libertad de prensa y limitar la responsabilidad policial.

¬ęEn lugar de tratar de resolver problemas, esta ley busca encubrir errores graves¬Ľ, dijo Nicolas Gonnot, un ingeniero inform√°tico de 50 a√Īos que se manifest√≥ en Par√≠s.

Las tensiones en Francia han aumentado por las pol√≠ticas de seguridad m√°s amplias del presidente Emmanuel Macron, que seg√ļn los opositores est√°n restringiendo cada vez m√°s las libertades civiles. La fricci√≥n ha aumentado en parte a ra√≠z de una serie de ataques terroristas isl√°micos en los √ļltimos meses.

Muchos de los manifestantes ven el nuevo proyecto de ley de seguridad como una tendencia a tomar medidas enérgicas contra la política del gobierno y una prueba más de la caída del gobierno a la derecha.

Uno de los elementos m√°s controvertidos del proyecto de ley es una disposici√≥n que tipificar√≠a como delito la transmisi√≥n del ¬ęrostro o cualquier otro elemento identificativo¬Ľ de los agentes de polic√≠a de servicio si se pretende ¬ęherirlos f√≠sica o mentalmente¬Ľ.

El gobierno dijo que esta disposición tiene como objetivo proteger a la policía del abuso en línea. Pero los críticos argumentan que el texto es tan abierto que podría disuadir a ciudadanos y periodistas de filmar a la policía y responsabilizarla.

Otra disposici√≥n del proyecto de ley autoriza el uso de drones para filmar a ciudadanos en p√ļblico y permite que las im√°genes de las c√°maras corporales utilizadas por la polic√≠a se transmitan en vivo a las autoridades.

El proyecto de ley provocó una condena generalizada por parte de la prensa francesa, las organizaciones de derechos humanos y el defensor de los derechos del país, un defensor del pueblo independiente que supervisa los derechos civiles y humanos.

El defensor del pueblo dijo que el proyecto de ley presenta ¬ęriesgos considerables¬Ľ para la libertad de informaci√≥n y el derecho a la privacidad.

El proyecto de ley, que fue aprobado por la C√°mara de Representantes esta semana, a√ļn debe ser considerado por el Senado y el gobierno enfrenta una presi√≥n cada vez mayor para reescribir o eliminar disposiciones importantes del mismo.

Hugues Renson, un poderoso legislador de la mayor√≠a parlamentaria de Macron, dijo al peri√≥dico Le Figaro: ¬ęCuando hay tanta resistencia a una medida, a veces es mejor rendirse que persistir¬Ľ.

En otra se√Īal de que el gobierno puede estar prepar√°ndose para dar un paso atr√°s, el primer ministro Jean Castex anunci√≥ el viernes que nombrar√≠a una comisi√≥n independiente para ayudar a remodelar la disposici√≥n en disputa sobre la transmisi√≥n de im√°genes policiales.

Las protestas en Par√≠s tronaron desde la Place de la R√©publique, una gran plaza en el centro de la capital francesa, como una marea de personas agitando carteles que dec√≠an: ¬ę¬ŅQui√©n vigila a los vigilantes?¬Ľ o ¬ęDemocracia bajo ataque¬Ľ.

De pie entre la multitud, Dominique Beaufour, un jubilado de 63 a√Īos, dijo que la situaci√≥n estaba ¬ęempeorando¬Ľ en Francia, con una mayor actividad policial descontrolada en la vida diaria.

Aunque las protestas en Par√≠s fueron en su mayor√≠a pac√≠ficas, al final del d√≠a estallaron algunos enfrentamientos violentos entre manifestantes y fuerzas de seguridad. Algunos manifestantes destrozaron escaparates e incendiaron coches y un caf√© en Par√≠s, mientras que la polic√≠a respondi√≥ disparando gases lacrim√≥genos y ca√Īones de agua.

¬ęCruzaron la l√≠nea¬Ľ, dijo Laurent Sebaux, un manifestante y partidario de Macron, quien agreg√≥ que el proyecto de ley representaba una traici√≥n a los ideales liberales que defendi√≥ Macron cuando lleg√≥ al poder en 2017.

La manifestaci√≥n de Par√≠s tuvo lugar en la misma plaza donde, unos d√≠as antes, la polic√≠a evacu√≥ violentamente un campamento temporal de migrantes. Tambi√©n se produjo inmediatamente despu√©s de una protesta nacional por im√°genes que mostraban a agentes de polic√≠a golpeando repetidamente a un productor de m√ļsica negro durante varios minutos.

Quienes se oponen al proyecto de ley aprovecharon las imágenes para argumentar que al imponer restricciones para compartir videos policiales, el nuevo proyecto de ley evitaría que se denunciara tal violencia.

Las autoridades dijeron que cuatro policías fueron detenidos para ser interrogados el viernes pasado por agredir al productor musical y fueron suspendidos del servicio.

En un comunicado en su p√°gina de Facebook el viernes pasado, Macron dijo que las im√°genes de la golpiza ¬ęnos avergonzaron¬Ľ, y agreg√≥ que ¬ęFrancia nunca debe resignarse a la violencia o la brutalidad, sin importar de d√≥nde venga¬Ľ.

Si bien los funcionarios franceses enfrentan crecientes acusaciones de racismo estructural y brutalidad en la actividad policial, Macron dijo que le pidi√≥ al gobierno que presentara propuestas para restaurar la confianza p√ļblica en la polic√≠a, un requisito que ya hizo dos veces este a√Īo.

¬ęEn 2015, abrazamos a la polic√≠a¬Ľ, dijo Beaufour, refiri√©ndose a la ola de solidaridad con la polic√≠a que surgi√≥ despu√©s de los ataques terroristas de 2015. ¬ęAhora, nos hemos escapado de ellos¬Ľ.

Nuestra puntuación
¬°Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)